En momentos en que Europa tiene que lidiar con su crisis financiera y Asia se prepara para una inminente desaceleración, América Latina está  experimentando una expansión sin precedentes de su economía tecnológica. Durante mucho tiempo considerada una región rezagada, rica en minerales, recursos naturales y dictaduras, Latino América está cultivando silenciosamente una cultura de emprendimiento tecnológico prácticamente sin precedentes en otras economías emergentes.

 

La innovación: clave en el desarrollo

 

Innovación
Innovación la clave del desarrollo

Las tecnologías subyacentes de Internet están impulsando fuertemente la creación de mercados electrónicos, acelerando la transformación de la empresas hacia varias formas de negocio digital y aumentando el uso de sistemas abiertos dentro de la empresa para mejorar la coordinación y la colaboración horizontales. Transformaciones análogas en los servicios y canales de distribución se realizan ya en los servicios públicos, como el gobierno, la educación y la salud.

De acuerdo al Foro Económico Mundial, estamos en tiempos donde la innovación es más importante que nunca, aún más sin consideramos que hace poco dejamos atrás una grave crisis económica. En la próxima década Internet se transformará y veremos como países emergentes se volverán dominantes gracias al uso de las tecnologías digitales.

En América Latina el potencial innovador y creativo existe hasta el punto de poder proyectarse como un centro económico de alta tecnología. A pesar de esto América Latina debe superar aún grandes retos.

 

Los grandes desafíos de la digitalización

 

A medida que aumenta el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y el número de dispositivos que las personas usan para conectarse a Internet, también aumenta la demanda de ancho de banda. La necesidad de  una mayor disponibilidad de infraestructura,  equipamiento y conocimientos crecen paralelamente a los avances tecnológicos, desafiando a los países latinoamericanos y caribeños a zanjar una brecha digital cuya movilidad pareciera tornarla cada vez más dificil de cerrar.

En un contexto de crecimiento económico y de reducción  de la pobreza en gran parte de los países de Latinoamérica, estos deben abordar el desafío de articular y consolidar su economía digital, lo que exige responder a las preguntas sobre  cómo identificar y aprovechar las nuevas oportunidades que surgen en una fase de convergencia  tecnológica para avanzar en el desarrollo económico y la igualdad.

En la sociedad global en que vivimos, sería un error muy importante desconocer su existencia, ignorarlas o incluso rechazar las tecnologías. Debemos prepararnos para trabajar con ellas, para hacerlas nuestras aliadas, de otra forma nos iríamos convirtiendo en excluidos digitales, o aún más, excluidos sociales y culturales.

Acceso a Tecnógico en América Latina
Acceso a Tecnógico en América Latina,

En primer lugar, es necesario renovar las estrategias para maximizar el impacto de la  economía digital en el crecimiento, la innovación, el cambio estructural y la inclusión social. Los  principales desafíos son asegurar las condiciones mínimas para que las inversiones TIC tengan un  impacto positivo en el crecimiento económico; promover y consolidar un modelo de difusión e innovación tecnológica basado en la banda ancha, compatible con los objetivos de inclusión social, y promover un cambio de la estructura productiva que, a partir de las especificidades económicas e institucionales de cada país, articule el conocimiento con la producción y fortalezca al sector de software y aplicaciones.

En segundo lugar, se requiere consolidar un marco de políticas que actúe sobre los factores  críticos que condicionan el despliegue de la economía digital. Las principales brechas que es necesario abordar se encuentran en la inversión en infraestructura de telecomunicaciones, la  demanda de banda ancha y el desarrollo de la industria de software y aplicaciones. La política pública es indispensable para asegurar la equidad en el acceso y uso de las TIC que tienen elementos de interés público en tanto facilitan la provisión de servicios sociales (gestión pública, salud y educación) y de bienes públicos.

En tercer lugar, se debe avanzar hacia una institucionalidad para la economía digital que integre a las iniciativas de política sobre banda ancha, industrias TIC e inclusión digital. En este ámbito, se requiere de acciones organizadas en dos pilares: políticas TIC para el cambio estructural y TIC para la igualdad y la inclusión social.

Sabemos que el uso de las TIC por si solas no solucionan problemas económicos, sociales o culturales, pero en cuanto la mayoría de los miembros de la Sociedad hagan un buen uso de ellas, éstas se transformarán en un factor sumamente beneficioso para el desarrollo regional y mundial.

A pesar de los desafíos que presenta nuestra región, no son pocas las oportunidades en las que América Latina demostró ser un semillero de talento y creatividad cuando se trata de innovación tecnológica. Desde finales de la década del 90, cuando los primeros emprendedores locales fundaban las grandes empresas que se convirtieron en líderes regionales, hasta las nuevas generaciones que desarrollan productos y oportunidades al nivel de muchos de sus pares en Silicon Valley.

Existe además otra razón para apostar por nuestra región a la hora de construir o expandir un negocio tecnológico.  En 2012 las proyecciones indicaban que América Latina sería la zona con el crecimiento más rápido en el mundo; es decir, 1.74 veces la media mundial en TI, según datos de IDC. América Latina se ha convertido en el mercado donde Internet crece a mayor velocidad a nivel global.

 

Las tecnologías de la comunicación crecen en América Latina

 

Gasto total del e-comerce de América Latina
Gasto total del e-comerce de América Latina

El e-commerce está en aumento. Mientras sólo el 18% de los sitios web de pymes actualmente permiten las transacciones en línea, otro 24% planea habilitar estos servicios en los próximos 6-18 meses. Sin embargo, todavía hay mucho margen para mejorar. Es el caso de Argentina y México, países que muestran los niveles más bajos de sistemas habilitados para transacciones online. La otra cara de la moneda es Brasil y Colombia, pero los números en general siguen siendo bajos.

El nivel de sofisticación de los servicios de TI entre las pymes de la región con un sitio web es bajo: menos del 40 % usa servicios ERP o CRM. Por otra parte, el Cloud Computing sigue siendo algo desconocido ya que el 75% de los encuestados afirma no estar familiarizado con este concepto.

El 60% de las pequeñas y medianas empresas (pymes) de América Latina que tienen un sitio web propio utilizan actualmente alguna forma de publicidad online, aunque la mayoría sólo utilice formatos de formas básicas, como los motores de búsqueda. Incluso el 14% de las firmas que están offline también apuestan al mundo de los bits para vender u ofrecer sus productos. Sin embargo, todavía hay mucho margen para mejorar ya que muchas compañías no ocupan todo el potencial de la web. Existen oportunidades en la migración de la adopción actual de la e-publicidad hacia modelos más sofisticados y que también hay potencial importante para ayudar a las pymes a lograr una mejor plataforma publicitaria en sus propios sitios web.

Lo interesante es intentar responder a dos preguntas: ¿está equipada la industria latinoamericana de marketing y medios para competir a nivel global?, ¿está en condiciones de alcanzar los altos estándares organizacionales, educativos y regulatorios establecidos por las marcas internacionales? Estas preguntas son una oportunidad para reflexionar acerca del impacto de Internet en la región y de las posibilidades que representa en términos de crecimiento económico.

El panorama de Negocios y Tecnología en América Latina
Tagged on: